Punzada dolorosa

La vida es una soberana mierda (hala ya lo he dicho). Sobre todo para aquellos que padecemos de una terrible dolencia llamada “corazón sensible”, como es mi caso. Para mí un disgusto es como una patada en el estómago y dejo de respirar un rato. Solo puedo mirar al horizonte con la mente en blanco como si al final de las nubes estuviesen todas las respuestas.

Hoy me he enterado de que un ser glorioso que creía que era mío ha dejado de ser mío. Es de otra persona, de otro ser que seguro no siente como siento yo.

Pero claro, ni es mío ni yo soy mejor que nadie. Así que torta en la frente y culetazo al suelo. Ahora toca levantarse pero antes debo tumbarme un rato aquí en la miseria. Saber a qué sabe la derrota para no volver a probarla la próxima vez.

Lo que me da pena es que ese ser valía la pena. Me hubiera querido tanto tantísimo. Pero en el fondo de mi alma sé que no era para mí. Hubiera durado unos maravillosos momentos llenos de felicidad verdadera pero pasajera. No era para mí, pero me hubiera gustado tanto que lo fuese.

Tengo dependencia de una fantasía. Y sin embargo real porque duele como un puñetazo en la boca del estómago.

La vida es una soberana mierda (hala ya lo he dicho).

Anuncios

Acerca de lanarizderosidepalma

Cansada de no saber redactar me propongo aprender a hacerlo mediante este blog. Si me sirve como terapia tampoco estaría mal... ;)
Esta entrada fue publicada en Dolor y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s