La excepción que confirma la regla

El metro. Ese lugar pequeño y pesadumbrado. Nadie es feliz en el metro. Las caras de la gente lo dicen. Millones de personitas pensando en sus cosas. Mirando los zapatos del de al lado. Leyendo por no mirar. Tumbados en las barras y los quicios de las puertas. Intentando no tocar al del asiento de al lado, no respirar su aire pero leyendo su periódico. Bueno, pues hay una excepción de tanta desidia y tristeza, las parejitas.

Las parejitas se miran, se besan, hablan de gilipolleces intrascendentes y absurdas y tan felices. Demuestran su calentón al mundo como diciendo, sí somos felices y nos queremos. Sí, morir de envidia. Sufrir forzando para no contemplar esta estampa. Sí, otro mundo es posible pero solo los elegidos lo disfrutaremos. Ahaha!

A gozarlo vosotros que podéis! Pero la venganza será nuestra.

Anuncios

Acerca de lanarizderosidepalma

Cansada de no saber redactar me propongo aprender a hacerlo mediante este blog. Si me sirve como terapia tampoco estaría mal... ;)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s